Sec.- 56 - Juramento del Directorio Revolucionario

de Liberación

Lizarralde continúa leyendo la proclama

ante la conmovida mirada de los presentes.

- … porque esos estudiantes son la honra de Arcadia

y si no estuviésemos a su lado, seríamos nosotros

su deshonra. Seríamos ineptos, avaros y egoístas.

Seríamos la úlcera por la que nuestra patria

sucumbiría a la horrible enfermedad que la acosa...

(Elbano Aguirre apaga el tabaco que fumaba).

Última cosa convertida en poema y convertida en la

acción que nos mueve ahora:  al joven oficial que desde

su puesto se negó a disparar a los estudiantes

lo convertimos en símbolo. Tan símbolo  como el escudo de nuestra bandera...

¡No hago fuego!, gritó… Y un disparo de quien no merecía sus charreteras segó la vida de aquel

soldado cuando éste trataba de amparar la de aquellos niños. La sencillez de su holocausto es

nuestro acicate. Por él, que es la patria digna y decente, vamos broncos a combatir y derrotar

a la tiranía. ¡Poema y acción, música y pólvora convertidos en himno que cantaremos en el

amanecer de la República!

¡Seremos libres! ¡Viva Arcadia! ¡Viva el Directorio de Liberación de la Republica!

Sec.- 57 -Habitación de René. Hotel decó

René furioso, para de hablar para tomar aire y Lizarralde

lo interrumpe desazonado. Extiende su brazo hacia él y lo

señala con el índice acusándolo.

 

                LIZARRALDE:

              - No hables así, General, no. No hables así de eso...

                Así puedo hablar yo, pero tú no puedes hablar así...

                que mira que ahora vas a tener que cortar cabezas

                de verdad…     

  

                 RENÉ (Viéndolo, habla totalmente en serio):

             - ¿Y tú no te vienes conmigo a cortar cabezas?

 

Lizarralde se para y enfrenta a René a esa distancia.

 

                 LIZARRALDE:

               - Yo contabilizaré las cabezas… Voy, saco la cuenta

                 y luego escribo sobre las cabezas cortadas…

 

Ambos se miran a los ojos y de pronto ¡estallan en risas

de nuevo! Es algo imposible de contener. Lizarralde saca

un pañuelo y se seca las lágrimas. Por fin, René se calma

y como quien inicia una conversación le pregunta,

casi dulcemente:

 

                 RENÉ:

             - ¿Qué has escrito, Luis Antonio? (Bebe un enorme

                trago de cognac) No te he leído más.

 

Lizarralde camina hacia el balcón de la habitación en donde

se ve Madrid, preciosa.

 

                 LIZARRALDE (De espaldas, con las manos en

                 los bolsillos):

               - Desde que salí… en todos estos años… no he

                 escrito nada que puedas leer. En la cárcel escribía

                 para no morirme… para no morirnos.

 

René voltea a verlo tristísimo. Luis Antonio voltea hacia él

y a pesar de la amargura le sonríe.

                 LIZARRALDE:

               - Bueno… pero yo te he leído a ti, René… Hoy juntos

                 nos leímos y nos oímos... (Habla en un susurro):

                 En la proclama, ¿no?

 

Quedan viéndose por unos segundos. Lizarralde sonríe

y camina lentamente hacia su amigo.

PARA SEGUIR CONOCIENDO A LOS  PERSONAJES PRINCIPALES

DE ARCADIA BLUES, HAGA CLICK EN CUALQUIERA DE ELLOS

LUIS CARLOS

HERMOSO

SAMUEL

REBECCA

RENÉ MIRANDA

LEROUX

ANDRÉS MIRANDA

LEROUX

AMELIA LUNA

NUMA ESCUDERO