Amelia Luna es la madre tierra.

Y es Rebecca con otros trajes

y maneras.

Si decimos que es una cortesana,

está bien,  pero HAY que pensar

en la Aspasia de Pericles.

Demasiada mujer

para cualquier hombre.

... es Amelia,

Amelia Luna

Sec.- 47a - "Le Jour Violet" Jazz Club Decó. 1929

Un camarero trae otra botella a la mesa de Rene.

Éste hace un gesto que podría significar: es

demasiado. El grupo de negros inicia When You're

Smiling en el mejor estilo de Armstrong. Ahora las parejas que bailan son bastante menos.

Amelia se levanta de su asiento y avanza hacia la mesa de René quien se para junto con Lizarralde para recibirla.

 

                        AMELIA (De frente a René, le habla en un

                        perfecto francés):

                       - Dommage qu'on n'ait pas partagé la table pour discuter.            

                        ("Es una lástima que no hayamos compartido la mesa para charlar").

 

René sorprendido voltea hacia Lizarralde y responde a Amelia.

 

                       RENÉ:

                       - Claro, usted es francesa... claro.

 

                       AMELIA (lo interrumpe):

                        - ¿Francesa yo? ¿Con esta piel y estos  cabellos… y este…?

 

                       RENÉ (justificándose):

                       – Es que su francés es perfecto, podría...

 

                       AMELIA (riendo):

                       – No, no... no : española… sevillana de Triana. De donde el pasmo… ¿Sabe usted quién                            es el pasmo? (René sólo la mira). El más grande torero del mundo, del universo:

                          Belmonte Juan, el Pasmo de Triana.

Luis Antonio Lizarralde, renombrado

escritor arcadiano, comprometido en la invasión, presenta a René y Amelia. La

imponente y bellísima mujer es dueña de

una atropellante voluntad y un seductor

talante que convierten en certezas cada

uno de sus impulsos . La acompaña una

romántica fama de profetisa. En el renombrado

dancing "Le jour Violet" sólo unos pocos

memorables minutos bastan a la divina

mujer para hacerse de la admiración y la

compañía del General Miranda-Leroux.

Una sola noche pasan juntos

pero a ambos les basta

para someterse irremediablemente.

Amelia Luna

Sec.- 47b - "Le Jour Violet" Jazz Club Decó. 1929

Mientras el grupo toca "Stardust" de Hoagy Carmichael en la versión original de 1927, Amelia, quien no ha

soltado la mano de René, la voltea y la sujeta con las dos suyas. Le habla muy natural y muy bajito. Luego

añadirá algo de histrionismo y finalmente pura pasión del cuerpo.

                  - La quiromancia no  se compara a la cartomancia… pero una mano tan hermosa…

                    lo ve a los ojos) Hermosa a pesar de la cárcel… Oiga: el Almirante toma el mar

                    como el camino que lo llama y lo reclama.. y se abre… se abre y se cierra… y lo lleva…

                    después de tanta emoción… al puerto que conquista. Y después de tanto esfuerzo…

                    queda exhausto… y feliz… Porque está libre… Y esa libertad (los ojos le brillan) la

                    regala el almirante a quien viaja con él… Al puerto a donde llega…

Amelia lleva una de sus manos a la boca de René y coloca dos de los dedos sobre sus labios.

                  - Un almirante generoso que repara en lo hermoso… y lo bello.

 

El rostro de René no se inmuta cuando Amelia quita los dedos de sus labios para con su mano acariciarle

el lado izquierdo de la cara. La detiene allí. Su voz es un poco más aguda cuando dice muy lento:

                 - Mi Almirante… que vio esta mañana… que yo estaba desnuda…  para él.

Sec.- 51a - Boudoir de Amelia en París

Amelia se le acerca y lo sienta a su lado en la chaise longue. Le habla despacio, firme.

                      

             - Es que no te vayas en esa invasión a ese país

               almirante René, que tu no eres ningún militar

               ni ese es un país… (René la ve profundo).

               Quiero decirte que… (Se para y lo enfrenta)

               ¿Te dijeron que soy adivina, 

               verdad?... Vidente, profetisa ¿verdad?

              (Hace el gesto de abarcar una visión

               panorámica)

               Pues lo veo muy claro, almirante: llegas                             a Arcadia desembarcas... y te matan…

               No vives más.

Sec.- 51b - Boudoir de Amelia en París

(casi es de día)

Amelia escucha a René y abre más los ojos. Le muestra el boudoir recorriéndolo con un solo gesto

de brazo. Se detiene y señala el cuadro del desnudo sobre la cama. Hace una larga pausa:

                - Yo voy a seguir siendo la imagen… el del pincel siempre es el otro…

Toma los botines de René y se los da. Él los pone en el  suelo lentamente. Ahora su gesto sí es el de una mujer furiosa.

                - Yo sí te voy a ver hasta que te vayas de aquí, Almirante... Me confundirás con los policías

                   indianos y españoles que quieren saber qué coño haces... (Lo amenaza) Te veré la nuca,

                   te veré la parada de quien no rompe un cazo… te veré triste, solo, con tus amigos héroes...

                   Hasta que te vayas…

Sec.- 58 - La "Boheme" de Puccini

en la Ópera de París

- Soy una hipócrita. (Andrés la observa, curioso). En

  griego clásico: “hypokrisis”, con “y” griega” y “k”… 

  (hace un gesto de mano exagerado). Según Suetonio, 

  un “hipocrités” es alguien que imita a otro en una                comedia. Los comediantes,  los actores son                          hipócritas… (Mira profundamente a Andrés)

  Son unos tontos, más bien… ¡Pero yo no soy tonta

  soy una hipócrita!

NUMA ESCUDERO

LUIS ANTONIO

LIZARRALDE

ANDRÉS MIRANDA

LEROUX

RENÉ MIRANDA

LEROUX

REBECCA

SAMUEL

LUIS CARLOS

HERMOSO

PARA SEGUIR CONOCIENDO A LOS PERSONAJES PRINCIPALES

DE ARCADIA BLUES, HAGA CLICK EN CUALQUIERA DE ELLOS