Es obvio que los hechos ocurridos en Arcadia en el tiempo presente pueden ser filmados en cualquier país hispanoamericano. Sam y Rebe llevan la sencilla vida que cuentan: las calles y avenidas de la capital, el apartamento de Samuel, la casita de la playa, el club donde nació el amor, la Tasca Sardina...


Puestos en época, la invasión de 1929 no presenta mayores problemas de espacios. Está, primero el mar y esa maravillosa y escondida playa en donde debe ocurrir el desembarco de los botes del Sieg con sus expedicionarios.

Segundo, está el trecho que recorren los hombres hasta alcanzar el poblado que atacarán.

Es como el mar en su rasa llanura: tierra árida y cujizales: nada hay en esa geografía que indique que algo ha modificado la mano del hombre.

Tercero, el suburbio y comienzo del pueblo rural donde se ha de combatir: clásicas calles estrechas bordeadas de casas, unas más humildes que otras pero todas con la clásica arquitectura colonial española. Estas calles de provincia que existen todavía en toda la América hispana.

1949. Arcadia. El Poder que llega tarde.

Palacio Presidencial.

1929. La Madrid

          de los sueños

La experiencia de anteriores películas nos permite afirmar que no todo lo que es Madrid en el argumento tiene que filmarse en la propia ciudad. De hecho, cuando se pensaba filmar en Venezuela y a pesar que este país es precario en la conservación de sitios "históricos", se planificaron secuencias de calle completas con escaso trucaje. Por citar un ejemplo, la Secuencia 043 (Paseo de Recoletos. Moto Indian. 1929) fue desglosada en story board para ser íntegramente filmada en el Parque Los Caobos de la ciudad de Caracas.

Paseo de

Recoletos

Parque

Los Caobos

Otro ejemplo: la Secuencia 029 (Puente sobre el Manzanares. Madrid 1929) se diseñó para ser filmada en el llamado Puente Anauco (sin río alguno debajo) también de la ciudad de Caracas.

Los dos teatros de la película pueden ser cualquiera de los recintos de herradura con los que cuentan las capitales

de América...

"Green Screen"

Teatro Municipal de Caracas

El muy famoso Club de Jazz

"Le Jour Violet"

Las caminatas por la ciudad, diurnas y nocturnas, son tarea de producción inteligente ligada, en todo caso, a trabajos sencillos de "green screen" y, en última instancia, a trabajo de set en estudio. La utilería de calle, ingeniosa, vale por mil. ¿Cómo no incluír en la caminata de Andrés al llegar a Madrid o en la que Amelia y él se despiden, la Estación de Metro (museo) de Chamberí?

Arriba, Madrid, ayer y hoy.

Abajo, Caracas (El Calvario)

Ahora haga click abajo y conozca los otros aspectos de la Producción